Cuando el muro dejó de ser sólo un muro.

Por Mtro. Álvaro Gutiérrez.

Cuando el muro dejó de ser sólo un muro

La propuesta parte del nombre mismo del espacio a intervenir: es un experimento. Y en ese sentido se apega a una de las acepciones que nos  ofrece la Real Academia de la Lengua Española sobre el término experimentar “Dicho de una cosa: Recibir una modificación, cambio o mudanza.”

axo1_mas que un muro

La intención de nuestro proyecto no pretende erigir grandes estructuras en un espacio que ya contiene en sí mismo su propio elemento icónico, sino que aspira a ser una experiencia alterna. Un espacio familiar que se percibe y se vive de una manera distinta al modificar
sus límites para hacer de él un espacio apto para la contemplación introspectiva, sin dejar por supuesto a un lado los requerimientos del programa que exige el enunciado del concurso.

axo2_usos

De esta manera, el muro que colinda con la calle se transforma para reconfigurar y delimitar un recinto más apto para la congregación de eventos multitudinarios. Esta transformación no sólo ocurre en planta sino que también en sección se modifica innovando el concepto de muro vertical. El muro deja de ser un elemento ordinario, transgrediendo su sentido espacial para convertirse en el elemento programático del espacio. Se despliega y se encorva para envolver y acoger al usuario o espectador, haciendo mucho más fuerte su impacto no sólo visual sino físico. El muro deja de ser un muro para transformarse en una escultura dinámica y funcional que renueva los componentes cotidianos de la arquitectura para ser generadores de eventos.De esta forma puede albergar otros usos como el de una banca para escuchar conciertos, charlas, obras de teatro y poesía, o como un podio donde se puedan ofrecer conferencias desde un nivel más alto
y también como un gran basamento donde colocar objetos de arte, etc.

Corner view 1 Corner view 2

Detrás de este elemento se propone recubrir con un material reflejante el muro medianero para así reflejar el contexto inmediato y de esta manera ampliar el horizonte del recinto, haciéndolo parecer un espacio mucho más abierto de lo que es actualmente. Este mismo recurso será aplicado para las caras del paralelepípedo amarillo que son perceptibles desde la ventana interior, desapareciéndolo aunque sea por un instante ante los ojos del visitante pero dejando intacta la imagen del museo desde el exterior. El uso de la superficie reflejante, además de afectar visualmente los límites del espacio consigue “…hacer olvidar la pequeñez del lote…” Una de las preocupaciones manifiestas por Goeritz hacia su obra.

Para ocultar el encuentro que ocurriría con la retícula ortogonal del piso y el nuevo elemento curvo, se propone recubrir el suelo con una capa de grava fina de piedra volcánica logrando un espacio todavía más abstracto y metafísico cuya referencia obligada es el Espacio Escultórico en los paisajes de El Pedregal del mismo Mathias Goeritz.

DSC_0825

De esta manera nuestra intervención, más que una imposición, se vuelve un homenaje al autor de la obra a intervenir, un espacio arquitectónico, citando al mismo Goeritz, cuya principal función es la emoción.

“He tenido la suerte de venir a México, país donde todo es posible” Mathias Goeritz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

*Textos e imágenes propiedad de Mtro. Álvaro Gutiérrez.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s