El camino que queda después de graduarse.

Por Lic. Jesús Carlos Soto Morfín

Discurso de graduación dedicado a la XV generación ESARQ.

«Examinar al mundo, explicarlo, despreciarlo, es posible que sea tarea de los grandes pensadores. Pero a mí sólo me queda poder amar al mundo, no despreciarlo, no odiar ni al mundo ni a mí; poder observarle a él y a mí y a todos los seres con amor, admiración y respeto.»

Siddhartha, Herman Hesse

«Cuando alguien busca […] suele ocurrir fácilmente que sus ojos sólo ven la cosa que anda buscando, que no puede encontrar nada, que no deja entrar nada dentro de él, porque siempre está pensando en la cosa buscada, porque tiene un fin, porque está poseído por este fin. Buscar significar tener un fin. Pero encontrar quiere decir ser libre, estar abierto a todo, no tener un fin.»

Quizá decirles esto hoy, en este día, en el que concluyen un largo camino, suene desatinado. “Ay profesor, no nos amargue el rato, cómo que no tener un fin, si en eso hemos estado cuatro años… y al fin concluimos…” No me mal entiendan, ya saben cómo somos los de mi estirpe, los filósofos, de confusos y problemáticos. Lo que quiero recordarles hoy, son estas palabras del joven Siddhartha a su amigo Govinda, hacia el final de la novela de Herman Hesse. Ese Siddhartha que después de tantos caminos, de tantas búsquedas, y que finalmente se ha encontrado a sí mismo, le dice a su amigo, a quien continúa en el eterno buscar la verdad, que renuncie a su búsqueda, que ceda, que deje entrar a todo el mundo en él, que deje caer toda resistencia ante las cosas tal y como son.

1 (13)

Ya estuvimos discutiendo muchas horas en clase lo difícil que es aceptar al mundo. Este mundo loco, competitivo, cruel, o hedonista y placentero, que nos lleva de aquí para allá, de deseo en deseo, de un lugar a otro sin tregua, sin descanso. Este mundo que hoy más que nunca nos exige ser exitosos, lograr fama, lograr una carrera, formar una familia, ser buenos y civilizados, conseguir fortuna, consumir, permanecer siempre jóvenes y saludables, etc. La Matrix. ¿Se acuerdan? Y dijimos que la solución probablemente no estaba en rebelarse contra todo, quemar autos o tumbar monumentos; ya que ese mundo está en nosotros, nos hace pensar y actuar, hasta sentir de cierto modo… Porque ese mundo somos nosotros mismos… Somos parte de todo esto que nos rodea, estamos afectados por lo que a este mundo le pasa. Se expresa mediante esa voz interna que cada mañana me dice que si no hago esto o aquello, que si no tengo cierta experiencia, no habrá valido la pena el día.

¿Y qué es esa voz? Ese es el misterio que cada uno de ustedes lleva consigo y que sólo cada uno de ustedes y nadie más podrá resolver. A cada uno de ustedes se le plantea un único e irrepetible dilema. Un singular destino. ¿Qué harán de su vida? ¿Qué harán con ustedes mismos?… ¿Buscar la fama, el éxito, los logros, los reconocimientos, el Pritzker? ¿O a lo mejor contentarse con algo más modesto, como aprender a hacer un buen café, tender la cama sin disgusto, ser agradecidos por todo lo que reciben, sentirse felices con una puesta de sol? ¿Buscarán a toda costa ser los fundadores de una nueva vanguardia arquitectónica o más bien se inclinarán por entender profundamente al otro y sus necesidades, para hacer una casa austera, respetuosa con la Naturaleza, o la esquina más accesible e incluyente de una ciudad? ¿Serán los arquitectos de su propio destino, los capitanes de su alma, los que no necesitan ser reconocidos para sentirse satisfechos y en paz, o los siempre nerviosos por la foto de Facebook de su último render? Me parece que es un buen dilema… Entre “vivir” buscando lo que para una sociedad injusta es plausible y entonces perderse el verdadero milagro de estar vivos, o vivir para encontrar lo que en el fondo de cada uno de ustedes se esconde: su alegría sin precio, la posibilidad de otro tipo de sociedad.

1 (19)

Esta sociedad los va a presionar para que se ajusten, pero de ustedes dependerá permanecer fieles a su impulso. Recuerden: «Se pueden transmitir los conocimientos, pero la sabiduría no». Esto quiere decir que sólo ustedes pueden encontrar la manera de sentirse a gusto, a su modo, en su mero mole como dice la expresión. Y eso requiere mucha paciencia, muchísima, paciencia para observarse, comprenderse, para observarse a sí mismos sin juzgar, sin condenarse, sin decir soy bueno, soy malo, soy mejor, soy peor, valgo o no valgo; qué torpe, qué listo, qué útil o inútil… Que nada los presione nunca. Y si se sienten presionados aprendan de esa situación. Reconozcan que la presión viene de ustedes mismos, de nadie más, no hay culpables, no hay papá ni mamá culpables, no hay maestros culpables, ni dioses, espíritus o sistemas. La presión viene de adentro. Es ese mundo enfermo que llevamos dentro pero que no es lo único, no es lo real. Se dice que la realidad es cruda, o dura. Pero puede ser que más bien sea yo, o mi yo, el que es duro. «Todo necesita solamente mi aprobación, mi consentimiento, mi amable comprensión; de esta forma es bueno para mí, nunca puede dañarme.» Libérense del peso de tener que ser algo y permítanse simplemente ser lo que vayan siendo: Vida. No son un proyecto, aunque hagan proyectos. No son máquinas, son seres vivos que respiran y se nutren de aire, fuego, tierra y agua. Son seres humanos que necesitan de los otros. Y no hay mayor bendición que lo que ya son, en este momento, aquí y ahora.

Les agradezco infinitamente que me hayan pedido ser su padrino. Me honra y lo acepto con mucho gusto. Eso quiere decir que estaré a disposición de ustedes para cuando lo requieran. Una llamada, un cotorreo, un té. Nada me parece más valioso que nuestras relaciones humanas. Gracias por darme el regalo de conocerlos y de ayudarme a ser profesor; bueno, al menos un tipo que se para y habla tratando de llegarles al corazón, no al intelecto. Muchas gracias. Y muchas, muchísimas felicidades a ustedes y a sus familias por esta etapa de formación que concluyen. Les deseo que lleven siempre con ustedes el espíritu humanista de esta escuela y el calor de cada una de las personas y profesores que la hacen posible. Felicidades mis queridos arquitectos del mañana.

DSCF0087

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s